La Bestia Croata

1 Reply

DE VIAJE RELATOS
Plitvice Portada

Realmente no recuerdo bien como empezó toda esta especie de discusión o de temática filosófica acerca de sucesos totalmente improbables. Después de mucho esfuerzo mental recordé que fue en Bariloche, un verano con mi gran amigo Juan. Estábamos viajando de mochileros como es costumbre en nosotros y nos cruzamos con otros dos muchachos que también viajaban. No recuerdo sus nombres. Estábamos en un camping perfectamente ubicado para comenzar el recorrido hacia el refugio “Frey”, era de noche, o de tarde, tampoco lo recuerdo y nos plantearon una hipotética situación que marcaría nuestras vidas y la de nuestros amigos.

“…Si estas en un camino solitario y de repente se te cruza un puma, que harías?”

No me veía venir esa respuesta, no creí que fuera posible pero sucedió. Y dijo Juan: “…Yo le pego una patada y salgo corriendo, soy bueno dando patadas, mirá!”

Me quede pensando lo que dijo y no había sido chiste, realmente se creía que era bueno dando patadas, de hecho sacamos una foto cuando demostraba sus habilidades “patadisticas”.

A lo que yo le dije, “Juan, con una patada tuya el puma se te caga de risa, vos lo que tenés que hacer es lo siguiente…”

Apelando a mi siempre controversial racionalismo levante la voz y dije “…lo primero que hago es tomar con una sola mano la piedra mas grande que puedas agarrar y cuando el puma te ataque pones tu antebrazo para protegerte, que te tire al suelo y desde el suelo ya con la piedra bien firme en la otra mano le das un golpe seco en la cabeza, no se si lo matas pero quizás le das un dolor de cabeza, ah! Eso si, olvídate del brazo, lo perdiste macho, pero te salvo la vida.”

Después de risas y charlas el tema no quedó ahí, fue motivo de eternas charlas con otros amigos ya en Buenos Aires y varios meses mas tarde. Debates, discusiones, puesta en común. Se transformo en un debate existencial, filosófico, fundamental y tangencial de nuestras vidas.

Luego el tema quedo en el olvido, Juan se fue para otras tierras y como todos los debates sin sentido quedó en la nada.

Hasta que un buen día, después de muchos años, me encontraba viajando por tierras realmente lejanas. Estaba en Croacia, país alucinante si los hay, y estaba de visita en el parque nacional de Plitvice. Antes de llegar a destino frenamos en un pueblo de ensueño, pequeño, situado entre el río y las montañas, de hecho el río atravesaba las casas, formaban parte de un todo.

Casa humeante casa con cascada

Nos avisaron que no nos alejáramos mucho y que volvamos en 45 minutos. Empecé a caminar y en el mapa del pueblo aparecía un castillo abandonado, al cual yo inmediatamente tuve la necesidad de ir a conocer. Quedaba en las afueras de este pueblo pero tenía tiempo más que suficiente para ir y volver.

Seguí el trayecto que el mapa me indicaba y me encontraba andando en un camino de tierra seca, con mucho verde alrededor y árboles que tapaban todo tipo de vista hacia los laterales. Después de seguir el camino recto por unos minutos, el mismo presentaba una curva pronunciada, giré y lo ví.

No llegue a ver la cabeza de la bestia, no sabia bien lo que era, solo le ví el torso y la parte trasera. Era dorado, poseía un cuerpo gigante, robusto, sólido.

Seguramente poseía dos potentes garras, tan dañinas como las del mismísimo Lucifer. Echaba fuego por su boca, su pelaje eran espinas venenosas, de su hocico derramaba cenizas y sus pisadas hundían las rocas

castillo Camino

No sabia si era una especie de perro ancestral, un lince, un león, un tigre o vaya saber uno que especie de bestia custodiaba el castillo abandonado. Lo único que sabia era que era totalmente peligrosa, estaba hambrienta, enfadada, tenia sed de venganza, tenia ansiedad de sangre, quería relucir el orgullo de su perpetua custodia. Era un animal sagaz, intrépido, ladino y nada lo detendría a la hora de cumplir su cometido como solo las bestias croatas lo saben hacer.

Yo tenia miedo pero mantuve la calma, realmente quería ver ese castillo y sacarle unas fotos, no quería que sea en vano llegar hasta ahí y volver con las manos vacías. Camine un poco más y escuche un ruido entre los arbustos. Ahora que hago me pregunte? Inmediatamente recordé las cientas y cientas de horas debatiendo sobre que hacer si un puma se te cruza en medio del camino.

Obviamente no elegí la opción de la débil patada de Juan, sino el certero golpe en la cabeza que desorientaría al bárbaro cuadrúpedo, dándome tiempo suficiente para escapar.

Me agache y tome la piedra mas grande que pude, lamentablemente las piedras del lugar no eran muy grandes. De hecho con una sola mano fui capaz de agarrar hasta 3 piedras, así que una vez mas quedo demostrado que la teoría es una cosa y la realidad es otra.

Y como soldado que huye sirve para otra batalla, pegue la vuelta y volví por donde vine, con mis tres piedras en la mano prevenido sobre un brutal ataque sorpresivo.

18777866031_909708e3d0_z 18587665910_b022275f8e_z

Volviendo, divisé un camino alternativo hacia el castillo abandonado, igual de peligroso, igual de incierto, pero aunque yo ya tenia unas fotos del castillo, quería unas con un poco mas de detalle, quería acercarme realmente, quería enfrentar a la bestia, quería saber que podría hacer ese animal ante la táctica y estrategia de mi maravilloso plan, quería ver que podía hacer ante las 3 piedras. Así que tome valor y me acerque por el nuevo camino hacia el castillo, momentos de intensidad, de duda, de concentración. Ahí estaba yo, con mi cámara en una mano y con las piedras en la otra. Camine, lento y firme. La bestia no se presentaba y yo seguía avanzando. Llegue hasta la puerta del castillo, tome las fotos que quería y la bestia balcánica nunca apareció nuevamente.

Ahora me pregunto yo, que será del próximo aventurero que no haya pasado horas y horas pensando. Que cruel desenlace le será dado a su relato. Que perdida de tiempo no perder el tiempo pensando en situaciones sin solución.

1 comment

  1. ANA MARIA

    TA ASEGURO MARIANO….NO SOLAMENTE LA PATADA DE JUAN ES INGENUA…..TUS PIEDRAS ….TAMPOCO HUBIERAN SERVIDO PARA NADA……
    SI TE HUBIERA ATACADO UN ANIMAL ASÍ….NO LO ESTARÍAS CONTANDO…..
    REALMENTE ALUCINANTE ESE PEQUEÑO PUEBLO SITUADO ENTRE EL RÍO Y LA MONTAÑA…MUY BELLO LO QUE MOSTRAS EN LAS FOTOS…..
    ¡¡OJO….!! CON LA PRÓXIMA AVENTURA…….
    BESOS…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>