Tags:

Un Segundo

3 Replies

PEROSNALES RELATOS
un segundo

Creo que en la vida existen instantes especiales, que no se dan reiteradamente, suceden cada tanto. Sirven para enseñarnos cosas, para sentir otras, para mostrarnos algo nuevo que tiene que ser descubierto.
Estos instantes son efímeros, fuertes, atraviesan todo el cuerpo, se instalan brevemente y delimitan frontera. Hay que prestarles atención, pasan, no avisan y generalmente no vuelven. Como un expreso de medianoche.
Como toda regla tiene una excepción, aunque todavía no estoy totalmente seguro, estoy lejos de dominarlo.

Les voy a contar sobre uno en particular, existe un segundo, un instante, un momento único en donde paso de estar completamente dormido en un estado de inconsciencia plena, a estar semi-despierto con facultades vitales básicas. Tan básicas que soy consciente de que solo soy, de que estoy vivo, de que sigo, no se en donde ni cuando pero sigo. De que poseo un cuerpo, que gozo de eso pero que algún día ese cuerpo se va a agotar, envejecer y finalmente morir.
Vendría a ser como un protozoo pero billones y billones de veces más grande. Aunque me cueste decirlo por mis principios, es como si estuviera conectado a un todo, aunque creo que siento eso porque realmente no estoy conectado a nada. Es como si la conciencia te jugara una mala pasada. Como vivo pero apagado. Hasta que alguien viene y prende todo, pega un grito y todo se acomoda. La información llega a mi cerebro, como una especie de Neo siendo inyectado por la nuca, pero en vez de enseñarme Tai-Chi-Chuan, me zarpa toda la información sobre mi persona.

Aunque este momento es solo un instante, se divide en dos:
El primero consta en volver a ser consciente de quien sos, eso incluye todos los aspectos más relevantes de mi vida antes del viaje, como una especie de «paso toda mi vida frente a mis ojos», bueno, esa información, toda completa.
Además de tus miedos, tus metas, tus cuentas pendientes, tus éxitos, tus fracasos y todo lo que es pertinente a tu ser. Toma en cuenta las cuestiones en un plano general, las que son a largo plazo, como dicen los Yanquis el «Big picture».

Y el segundo es la parte más divertida, se encarga de tu presente. Y como estoy viajando y cada 4 días aproximadamente cambio de lugar y generalmente cambia la ciudad, puede cambiar el país, puede cambiar la bandera, puede cambiar el dinero, cambian las personas con las que me manejo y cambia o no el idioma en el que tengo que hablar.
Por eso cuando me levanto tengo que hacer un repaso de: Estoy en…OK. Estoy con…OK. Tengo que hablar en…OK. Tengo algo que hacer…OK. etc. etc.

Recibo esos dos shots de información y el cuerpo se tensa, reacciona, sabe que la vida sigue, que el día comienza.
Pestañeo, siento la boca seca, me alegro de saber que sigo viajando, giro en la cama y arriba las millones de conexiones del cerebro se activan nuevamente.

Ahora estoy en Viena, llueve y hace frío, hace tres días que no veo el sol, me estoy yendo a dormir y me pregunto como será mi segundo de mañana cuando me despierte y mas profundamente me cuestiono como sera aquel día que no venga nadie a prenderte la luz.

3 comments

  1. humberto

    En el segundo de cada mañana cada uno enciende su luz, este en el lugar que este y haga lo que haga. Cada uno elige como va a ser esa luz porque somos artífice de nuestro propio destino, de nuestras dudas, sueños y deseos. Depende exclusivamente de las ganas con las cuales nos despertamos para que el día y la vida tengan luz.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>